0

23 de Julio: Librarse Del Miedo



*

Palabra:

¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! (Marcos 6:49-50).

Los discípulos sintieron oleadas de temor la noche después de que Jesús alimentó milagrosamente a más de cinco mil personas. El Señor los había enviado a Betsaida para poder estar solo y orar. Mientras ellos remaban contra el viento, vieron de repente a alguien que caminaba sobre el agua. Al pensar que era un fantasma, se aterrorizaron (Marcos 6:49-50).

Pero Jesús los tranquilizó diciéndoles que no tuvieran miedo y fueran valientes. Cuando entró en la barca, el viento se detuvo y llegaron a la orilla. Me imagino que sus temores se fueron calmando a medida que experimentaron la paz que Él les ofreció.

No dejes de ver:  24 de Julio: Fieles A Su Obra

Cuando la ansiedad nos ahoga, podemos descansar seguros en el poder de Cristo. Ya sea que calme las olas o que nos dé fuerzas para enfrentarlas, nos dará su paz «que sobrepasa todo entendimiento» (Filipenses 4:7). Entonces, a medida que nos libra de nuestros temores, nuestros cuerpos y espíritus pueden volver a un estado de reposo.

Oración:

Señor, ayúdame cuando el temor parece envolverme. Líbrame de mis miedos y dame tu paz. Sólo en Tu poder encuentro mi refugio para descansar. En El Nombre de Jesús, Amén.

admin

Deja un comentario